Felicidades Blanca

Desde el Centro Flamenco Fosforito queremos felicitar públicamente a nuestra querida Blanca del Rey por la concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad de Córdoba. Su trayectoria como bailaora y como directora del Corral de la Morería avalan sobradamente este reconocimiento que, conociendo su sensibilidad y el profundo amor que siente por su tierra, la debe estar haciendo inmensamente feliz.
Compartimos aquí el retrato de Toni Blanco y la semblanza que se publicó con motivo de su reconocimiento como Patrimonio Humano en 2015.

“De haber nacido en cualquier otro lugar del mundo, Blanca habría tenido que recurrir igualmente a la danza para ser. Pero nació en Córdoba y se valió del flamenco, ese esperanto ancestral capaz de comunicar lo que las almas contienen.

El arte nace del talento y se nutre del esfuerzo constante del artista, pero la genialidad, esa sólo aparece ante una necesidad interna de expresión que sobrepasa los códigos que han inventado otros, que otras han inventado. Por eso Blanca, cuando el mantón la descubre, encuentra las alas que a su cuerpo le faltan.

Se había casado con Manuel del Rey con sólo 19 años. Había sido madre y criado a sus dos hijos, y había mantenido, gracias al estudio, esa conexión con la danza que la nutre y oxigena. Por eso cuando vuelve a los escenarios en la soleá se definen todas sus nostalgias.

La verticalidad corintia del templo romano, descubierta poco después de que Dolores, su madre, la diera a luz en su casa de la calle de La Plata. La envoltura judía de una Córdoba a la que sorprendió con apenas seis años cuando debutó en el Gran Teatro. Y la armonía del Zoco, donde compartía tablas con Dulce Vida, con Curro de Utrera, con El Niño del Lunar, con Faiquillo y Talegón, con Finito, Merengue y La Tomata.

Conquistó Madrid siendo una niña. De las Cuevas de Nemesio al Corral de la Morería, donde junto a su marido primero, y junto a sus hijos más tarde, ha abierto camino a los valores del flamenco y al flamenco mismo durante décadas. Y allí entregó su mantón al Ballet Nacional en 2015, que lo recogió como el testigo más preciado de la Soleá que había revolucionado el flamenco.

A Blanca del Rey le cubrían de flores las escalinatas de los teatros en la URSS, donde solo se conocía la religión de la danza; a Blanca del Rey, Maya Plissetskaia le pidió que le ensenara como Carmen, al bailar, debía mover sus brazos; y a Blanca del Rey, Córdoba, que es decir mucho, la respeta y la admira, y la espera impaciente cada vez que regresa.”

Rafa Castejón.

Deja un comentario


Localización y visitas:

Horario de visitas

Plaza del Potro. Córdoba, España.
Tel: + 0034 957 485 039 (Administración)
+ 0034 957 476 829 (Recepción)